Vale que puede parecer una costumbre un poco extraña en los hombres. Me refiero a eso de abrir el culo y que una mujer se lo coma con su lengua juguetona, pero en contra de lo que puedas creer, es una práctica extendida, solo que muchos no lo dicen. Y hacen mal, porque invitaría a que se practicara mucho y saldríamos todos ganando. 


Acaso no sabéis que estamos hablando de un punto erógeno para los hombres, ¿eh? Como con mi esposa desde que la conozco quedamos en el tema de que en nuestros ratos de sexo los preliminares son algo imprescindible pues yo le dije que aparte de la mamada quería que me comiera el culo. Y oye, mano de santo, disfruto de las folladas con una intensidad increíble. Después me acerco a ella y me la follo con mucho más intensidad, con ganas de romperle el coño. Es lo mejor que hay en el mundo entero, echarse una novia con mentalidad abierta.