jueves, 1 de junio de 2017

Probando el culo de una negra (relato corto)

 Me fui de mi casa y dejé a mi esposa atrás. Ella tenía que reunirse con amigas para festejar el cumpleaños de una de ellas. Yo, aburrido me fui a una plaza a sentarme un rato a despejar la cabeza de mi vida diaria. Ahí fue cuando conocí a Janet, una brasilera que vivía en Buenos Aires desde hace un año. Debo confesar que esta morena me encandiló por completo. No sentí remordimiento por mi mujer, ella ya me metía los cuernos por facebook. Lo descubrí un día que le espie su notebook y miré su página de facebook porque no había cerrado sesión.


  Ella estaba sentada en una banca y no pude resistirme a su mirada penetrante. La morena me miraba sin disimulo, sabía que queriamos algo juntos. Fuí y la encaré. Me respondió que le gustaban mucho los argentinos y cuando le pregunté si tenía novio me respondió que en la ciudad de San Pablo, su ciudad natal.


 Hablamos un buen rato y la invité un café. Seguimos la conversación en un hotel de Vicente López ante mi insistencia. Ella no quería comprometerme cuando le conté que era casado y con hijos. Amagó con irse pero yo ni lo dude y le dije: 

- ¡Sos una morena hermosa! ¿Asi son todas las chicas en tu país? (ella sonrió y me miró directamente a los ojos)


 Sabía que con esas palabras me compre a esa morena. ¡No podía dejar de mirale ese tremendo culo y esa temenda sonrisa! Quería sumergirme entre sus tetas y meterme entre sus grandes nalgas. Cuando llegamos al telo ella me dejó sacarle unas fotos con mi celu. La verdad es que estaba muy caliente y quería coger sea como sea.


 Finalmente puse mi cara y mi boca en su precioso y moreno culo. Sentía su concha y su ano como se franeleaba sobre mi cara. Mi lengua saboreaba ese orto y esa vulba empapada de liquido vaginal. Esta negra tenía un nectar entre sus piernas que no podía negarselo a ningún hombre. La puse en cuatro a Janet y le hice el orto hasta que jadeaba como una zorra. Fue una cogida de película y yo era su protagonista.


 La negra Janet estaba enloquecida pidiendome vernos de vuelta. Yo compalcido, luego de acabar sobre su cola y beberme sus liquidos y flujos vaginales decidí que era hora.de.volver al hogar y ver a mi
familia. La cara de Janet y la mía lo decían todo: ya habíamos encontrado un amorío de aventuras sexuales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario